Gestión del talento
La falta de compromiso en el entorno laboral

A medida que los empresarios perseveran en la Gran Resignación, el foco de atención se desplaza ahora hacia las nuevas tendencias, como el Quiet Quitting (renuncia silenciosa), el auge del movimiento anti-trabajo o la falta de compromiso en el entorno laboral. Estas son sólo las últimas tendencias relacionadas con el trabajo, y puedes apostar que no serán las últimas.

Nadie te culpará por querer desconectar del sensacionalismo giratorio que parece girar con las mareas. A veces distrae, confunde e incluso es intrusivo.

Sin embargo, como líderes y gestores de personas, debemos tratar de entender los verdaderos problemas que impulsan estas tendencias en el lugar de trabajo. Porque están afectando a nuestra gente, y a menudo son un grito de cambio que sólo nosotros podemos aportar.

Para entender el problema de fondo y cómo está afectando a los miembros de nuestro equipo y a los resultados, primero deberíamos echar un vistazo a cómo hemos llegado hasta aquí.

La Gran Resignación

Todo empezó en 2020. Nuestro mundo se puso patas arriba, tanto en los negocios como en nuestra vida personal. Tuvimos que pivotar sobre una moneda de diez céntimos para mantener nuestras puertas abiertas y adaptarnos a trabajar virtualmente, todo ello mientras lidiábamos con el estrés insuperable de una pandemia y un futuro incierto.

Empezamos a trabajar más horas para mantener nuestros medios de vida. Muchos de nosotros luchamos por mantener el equilibrio entre nuestra vida laboral y personal mientras trabajábamos desde casa. Con tanto cambio, no podíamos dedicar nuestra atención a todo lo que lo exigía. No era sostenible, y algo tenía que ceder.

Nos vimos obligados a replantearnos nuestras prioridades y a encontrar lo que es realmente importante para nosotros. Entonces, a los pocos meses de la pandemia, se produjo un cambio en la dinámica de poder de la relación empleador-empleado.

A medida que la gente reevaluaba sus prioridades y abrazaba las nuevas oportunidades que ofrecía el lugar de trabajo virtual, empezó a marcharse en masa. Teníamos más opciones para elegir cómo, cuándo y dónde trabajar, a menudo a cambio de una mejor remuneración. Y así comenzó la “Gran Resignación”.

Quiet Quitting – Renuncia silenciosa

Avancemos hasta finales de julio de este año. Han pasado poco más de dos años desde que todo empezó, y el “Quiet Quitting” se ha convertido en una sensación en Internet. Es difícil establecer una definición clara, ya que mucha gente lo ha interpretado de diferentes maneras.

Pero hay una cosa en la que todos parecen estar de acuerdo: el nombre es engañoso. No se trata de dejar de renunciar silenciosamente Algunos dicen que Quiet Quitting consiste en hacer lo mínimo en el trabajo y nada más, mientras que el significado más aceptado es el de volver a priorizar los límites saludables de la vida laboral.

Así que, en el fondo, Quiet Quitting es otro síntoma que apunta a cuestiones relacionadas con el equilibrio de poder, las expectativas y las prioridades en la relación empleador-empleado.

Esta tendencia es especialmente fácil de tachar de tonta o infundada, sobre todo cuando nos damos cuenta de lo poco sincero de su nombre. Pero si leemos entre líneas, está claro que lo que realmente estamos tratando es el viejo problema de la falta de compromiso y el agotamiento. Y eso no debería ignorarse.

No debería sorprendernos que ahora mismo estemos lidiando con el agotamiento y la falta de compromiso generalizados. Todas las horas de trabajo extra que asumimos en 2020 estaban destinadas a ser un sacrificio temporal. Sin embargo, los empleadores llegaron a esperar este nivel de rendimiento como el nuevo estándar, incluso después de salir del modo de crisis.

Quiet Quitting trata de reclamar nuestras vidas por encima de estas expectativas irreales.

Parte del cuidado de tu gente es darles la libertad de cuidarse a sí mismos. Eso significa dejarles decidir cómo es el equilibrio, llegar a un acuerdo mutuo sobre las expectativas en el trabajo y respetar esos límites mutuos.

El auge del movimiento anti-trabajo

En algún momento entre La Gran Resignación y Quiet Quitting, una oculta comunidad online comenzó a crecer exponencialmente. Siete años después de su creación, r/AntiWork desencadenaría el “movimiento anti-trabajo”, llegando a los titulares y ganando millones de miembros tras la pandemia.

Reddit es una plataforma de medios sociales que permite a sus usuarios crear comunidades basadas en sus propios intereses, llamadas “subreddits”. Uno de estos subreddits, r/AntiWork, se describe a sí mismo como “un subreddit para los que quieren acabar con el trabajo”. En la parte superior de la página web aparece la frase “Antitrabajo: Desempleo para todos, no sólo para los ricos”.

En 2019 el subreddit tenía 13.000 miembros y, a lo largo de 2020, había crecido hasta la asombrosa cifra de 100.000 miembros y superó la marca del millón de suscriptores en noviembre de 2021.

Hoy en día, la comunidad tiene 2,2 millones de miembros y contando.

Ya no es una oculta comunidad online. Se ha convertido en un movimiento, y además preocupante. El subreddit alberga una gran variedad de contenido aportado por los miembros, siendo la mayoría extremadamente negativo hacia los empleadores, el trabajo y el capitalismo en general.

Un rápido vistazo reveló incluso historias impactantes de sabotaje y otros actos maliciosos infligidos a los jefes de los miembros, al equipo de la empresa y más.

Ciertamente, esto no es la norma para el típico profesional. Aunque preocuparse por los saboteadores en nuestro equipo puede parecer una reacción exagerada, es importante reconocer el poder de este movimiento y su capacidad para influir en nuestra cultura en general.

Independientemente de que los miembros de nuestro equipo actúen o no sobre la influencia del movimiento, las ideas se han plantado y la influencia se ha producido.

Siempre habrá extremismos dentro de cada tema. El movimiento anti-trabajo es el resultado de un problema común: la gente se siente explotada.

Ganar en la revolución de la contratación de personal

Estos movimientos y tendencias son sólo el principio. Como empresarios, líderes y gestores de personas, tenemos que ver más allá de la sensación para encontrar el problema de fondo y resolverlo rápidamente. No sólo por el bien de la empresa, sino por el interés de los miembros de nuestro equipo en su conjunto.

Tenemos un problema de falta de compromiso, que se deriva del cambio que creó un problema de trabajo, perpetuado por normas anticuadas del “viejo mundo” (anterior a 2020). La vida actual no funciona igual que hace dos años y medio. Y eso significa que el trabajo tampoco puede funcionar igual.

Nuestro nuevo mundo requiere una calidad diferente de liderazgo: uno que se centre en los mejores intereses del empleado y que alinee el significado y el propósito con el trabajo que hacemos.

En HireBetter, se cree que el futuro de los negocios es de humano a humano. Después de más de una década de ayudar a las empresas con vocación de crecimiento a crecer y escalar, se ha visto de primera mano cómo las organizaciones crecen más rápido, mejor y de forma más rentable adoptando un enfoque que da prioridad a las personas. En la práctica, este enfoque “people-first” evoluciona siempre con las necesidades de las personas.

Así que, si quieres ganar en esta revolución de la mano de obra:

  • Actualiza o desarrolla tu estrategia de talento para adaptarla a los tiempos que corren.
  • Aplica las nuevas mejores prácticas para atraer, reclutar y comprometer el talento.
  • Adelántate al cambio para ganar la competencia por el talento a largo plazo.

Este artículo se publicó primero en Vistage US, puedes leer la versión original en inglés aquí.