Tecnología
3 formas en que los líderes pueden aprovechar las ventajas de la IA

Tras décadas de bombo e histeria, la inteligencia artificial está por fin lista para el primetime.

Hasta la fecha, la IA ha estado reservada a las grandes empresas. Pero ahora, con la llegada de la IA generativa preentrenada como ChatGPT, los particulares están empezando por fin a liberar el verdadero potencial de la IA.

Como ocurrió en su día con Excel y PowerPoint, la competencia en IA pronto se convertirá en un requisito estándar. Hasta entonces, la adopción individual será el medio más eficaz para que las pequeñas y medianas empresas cosechen los beneficios de la IA.

Los datos de Vistage muestran que sólo el 20% de las pequeñas y medianas empresas utilizan actualmente la IA en algún grado. Otro 23% afirma que, aunque no la utilizan sobre el terreno, la están probando entre bastidores. Mientras tanto, el 33% no la utiliza en absoluto; el 1% incluso ha ordenado a sus empleados que no la utilicen en absoluto.

Sin embargo, los empleados ya están aprovechando las ventajas de rendimiento y productividad de la IA a un ritmo mucho más rápido. Un estudio reciente revela que el 85% de los trabajadores ya ha probado plataformas de IA como ChatGPT. Aun así, un abrumador 69% de los empleados tiene miedo de contar a sus jefes que lo ha probado.

Es fundamental que los empleadores no solo eliminen esta incertidumbre que rodea a la IA, sino que también acepten su potencial para mejorar el negocio. La IA no debe verse como una amenaza, sino como una oportunidad para mejorar y aumentar la mano de obra, si se aprovecha correctamente.

Las organizaciones que reconozcan rápidamente el valor de la IA y fomenten la adopción por parte de los empleados obtendrán una ventaja competitiva frente a sus competidores.

He aquí 3 pasos inmediatos que los líderes pueden dar para asegurarse de que están a la vanguardia de la IA:

1. Auditoría

En primer lugar, los directivos deben buscar dentro de su organización a los primeros en adoptar la IA. A continuación, deben celebrarse llamadas y reuniones de descubrimiento para comprender cómo utiliza ya la IA el personal y cuáles son las mejores prácticas que han surgido en el camino.

Actualmente, el caso de uso más habitual de la IA es la investigación y la generación de ideas; su dominio requiere conocer los términos de búsqueda más eficaces y cierto grado de alfabetización a la hora de revisar las respuestas, ya que los datos aún suelen estar desfasados o ser inexactos. En esta fase incipiente de la IA, debe considerarse un punto de partida, y no un destino o producto final.

2. Uplevel

La IA se está integrando activamente en aplicaciones y herramientas de colaboración populares en el lugar de trabajo, como Zoom, Salesforce y Microsoft, normalmente para mejorar la productividad individual.

Puede hacer de todo, desde sintetizar y resumir instantáneamente investigaciones hasta tomar notas en nombre de los empleados, reorganizar calendarios para crear eficiencias o agilizar procesos entre departamentos.

Al centrarse en la actualización y la formación con software y otras aplicaciones que ya están en funcionamiento, los líderes pueden reducir los riesgos potenciales al tiempo que obtienen beneficios de manera significativa.

3. Inculcar un marco

Una vez que los líderes tengan una idea clara de quién utiliza ya la IA y de qué manera, podrán empezar a definir y normalizar su uso como organización.

La formación es fundamental. No solo proporcionará un aumento inmediato de la productividad en toda la organización, sino que garantizará un uso seguro y protegido: la ciberseguridad sigue siendo una de las mayores amenazas para las empresas. Si no se controla, la IA puede abrir la puerta a aún más problemas de seguridad.

Los líderes que tratan de ignorar la IA aumentan la probabilidad de que los empleados se pasen de la raya y la utilicen de forma que pongan en peligro la organización y sus datos.

Además, ofrecer formación en IA es una atractiva herramienta de reclutamiento, especialmente para la creciente clase de trabajadores de la generación del milenio y la generación Z, que esperan que su organización dé prioridad a la tecnología.

Resumen

No se puede negar que la IA ha llegado para quedarse. Mientras las organizaciones siguen explorando esta nueva frontera, a los directivos se les presenta un momento único para adelantarse a su inevitable adopción generalizada.

Aquellos que consigan identificar el uso que hacen los empleados de la IA, aplicar directrices firmes para el uso individual y proporcionar formación a los empleados podrán acelerar la trayectoria de su organización hacia el futuro.

Sin embargo, los que sigan teniendo miedo a la IA corren el riesgo de quedarse rezagados o de enfrentarse a las posibles represalias de los empleados que la utilicen sin directrices ni normas.

Esto es en gran medida una evolución, y como dice el presidente de ITR Economics, Alan Beaulieu: “Si no te gusta el cambio, odiarás la extinción”.

Este artículo se publicó primero en Vistage US, puedes leer la versión original en inglés aquí.