Tecnología
4 ideas clave de un futurista sobre la IA

Nuestra última investigación mostró que los líderes de las pequeñas y medianas empresas están divididos sobre cómo enfocan la inteligencia artificial en su negocio; el 33% todavía no está utilizando o probando formalmente la IA. Pero te prometo que tus empleados sí.

Ross Hartmann, CEO de la consultora Kiingo AI, que compartió sus ideas durante nuestra mesa redonda de expertos sobre cómo navegar por la IA para CEOs, afirmó que el 69% de los trabajadores dudan en informar a sus jefes sobre el uso que hacen de la IA, por miedo a ser sustituidos.

Para arrojar algo de luz sobre el tema de la IA, Michael Rogers, un futurista que acaba de completar una residencia con The New York Times, habló en un evento reciente de Vistage y compartió sus historias y puntos de vista con líderes de pequeñas y medianas empresas como tú.

A continuación resumimos sus ideas para los líderes que trabajan para comprender, adoptar y dominar la IA.

1. La pandemia de COVID-19 puso en marcha la virtualización mundial.

La pandemia provocó uno de los mayores cambios en nuestras vidas: la virtualización del mundo, según Rogers.

Rogers señala que “uno de los resultados más significativos de la pandemia es que todo el mundo mayor de 40 años sabe ahora cómo anular el silencio en Zoom”. Este avance ha hecho que la videoconferencia forme parte de la vida cotidiana de todo el mundo.

Sin embargo, sigue habiendo limitaciones. Las acciones telepresenciales, como los ejecutivos que controlan robots a distancia en las fábricas, no se han puesto de moda.

Pero la tecnología avanza, dice Rogers, y explica que las pantallas son cada vez más grandes y baratas de fabricar. Ahora se colocan cámaras en medio de los monitores y, dentro de poco, la telepresencia ambiental permitirá que oficinas situadas en distintos lugares se conecten a través de grandes monitores murales.

Por ejemplo, Rogers se refiere a una empresa de software con oficinas en Palo Alto (California) y Portland (Oregón). La empresa pintó las salas de descanso de cada oficina de forma idéntica y añadió el mismo mobiliario junto con un monitor de tamaño mural, de modo que parecía una única sala que acababa de ampliarse. Esto nos lleva al segundo punto: la necesidad de una oficina.

2. Seguiremos necesitando la oficina.

La colaboración es una habilidad exclusiva de los humanos, y los investigadores de IA todavía tienen que averiguar cómo conseguir que dos entidades de IA colaboren y creen el mismo tipo de crecimiento exponencial de ideas que pueden producir algunos humanos en una habitación con una pizarra, dice Rogers.

Las empresas seguirán necesitando oficinas para colaborar y, lo que es más importante, para crear cultura. A Rogers le preocupa más perder cultura que productividad con el trabajo desde casa.

Cita un artículo de Harvard Business Review que sugiere que las empresas deben crear “hogueras digitales” en las que se reúna la gente de la oficina y la de Internet. La idea es mantener buenas conversaciones en torno a la hoguera virtual, igual que las conversaciones en persona en torno a una hoguera real.

Para flexibilizar los espacios de trabajo, Rogers señala que las oficinas pueden reconfigurarse para diversos fines que satisfagan muchas necesidades. Cita un experimento de Google en Mountain View (California), donde el espacio de oficina puede cambiar de cubículos a salas de conferencias en función de las necesidades.

Las oficinas también tendrán que trasladarse a espacios nuevos y poco convencionales, sobre todo en torno a las grandes ciudades. Esto incluye “espacios de trabajo fraccionados” cerca de los suburbios de las grandes ciudades, donde los equipos pueden reunirse para colaborar en lugar de una ubicación central para toda la plantilla de una empresa.

Los promotores inmobiliarios comerciales han empezado a adoptar el concepto “pop-up” de reutilización de espacios de oficina. Rogers explica que existe un sitio web que funciona como Airbnb para espacios pop-up, donde pueden reconfigurarse cientos de espacios y las empresas pueden alquilarlos tantos días como necesiten.

En respuesta a la caída del mercado inmobiliario comercial durante la pandemia, las empresas están reimaginando el uso del espacio de oficinas como almacén, construyendo “cocinas fantasma” donde los restauradores pueden alquilar la cocina, e incluso organizando restaurantes pop-up.

“Toda esta fungibilidad de los espacios de oficina, el traslado de cosas fuera del edificio, es importante”, afirma Rogers.

3. La IA formará parte de tu empresa.

En noviembre de 2022, ChatGPT 3.0 se lanzó con mucha expectación, pero al cabo de unas semanas, la gente empezó a ver los resultados de los primeros usuarios y se dio cuenta de que ChatGPT no era otro asistente de IA como Siri, sino algo más avanzado.

Rogers señala que esta tecnología existe desde hace décadas, pero sólo recientemente ha progresado hasta el punto en que un ordenador puede dedicarse al “aprendizaje profundo”, ordenando los datos entrantes, clasificándolos y utilizándolos después como información. Así es como la IA generativa como ChatGPT traduce el lenguaje y responde a las preguntas, y en algún momento podría sustituir a los trabajadores.

Rogers afirma que los representantes de atención al cliente se encuentran entre los primeros puestos de trabajo que podrían verse amenazados por la IA, y cita como ejemplo McDonald’s, donde probaron el reconocimiento del lenguaje y la verbalización para automatizar su sistema de pedidos desde el coche. Consiguieron aumentar la precisión hasta cerca del 80%, pero no fue suficiente, ya que McDonald’s decidió retirarlo del mercado.

La IA ya está entrando en los empleos de cuello blanco. Rogers puso como ejemplo el sector jurídico, en el que ha resultado útil para automatizar algunas de las tareas que suelen asignarse a los asociados de primer y segundo año, en particular la búsqueda de pruebas, para encontrar elementos clave que llevar a juicio.

De hecho, durante el proceso que el gobierno federal inició en 2010 contra la empresa energética Enron, se utilizó IA para clasificar 500.000 correos electrónicos durante la fase de proposición de la prueba, encontrando patrones gramaticales que condujeron al fraude contable de Enron.

Rogers concluye que la IA tiene ventajas e inconvenientes, y es importante reconocer que la gente ha trabajado con y contra esta tecnología durante décadas. Sin embargo, cada vez preocupa más que la IA pueda sustituir a los trabajadores humanos en diversos sectores.

4. La robótica experimentará un efecto de desbordamiento de la IA.

El campo de la robótica se ha enfrentado a dos grandes retos: uno, la visión, y el otro, la capacidad de manipular objetos físicos con delicadeza sin dañarlos, afirma Rogers.

Sin embargo, con los avances de la tecnología de IA, estos retos se están resolviendo. Los robots están ahora equipados con mejores capacidades de visión y se están diseñando para manipular objetos con mayor cuidado, lo que permite una gran cantidad de nuevas aplicaciones robóticas.

Por ejemplo, una empresa de Silicon Valley llamada Concept ha desarrollado un robot que puede hacer hamburguesas desde cero. El robot puede cortar tomates y lechuga y moler mezclas personalizadas de carne de hamburguesa para los clientes.

“Ha conseguido cuatro estrellas y media en Yelp en San Francisco, lo cual es como imposible ya que todo el mundo en San Francisco lo sabe todo sobre comida, y son 6 dólares”, dice. “Así que todas las empresas de comida rápida trabajan ahora en diversas formas de robots hamburgueseros y parrilleros que utilizan la visión y el tacto de los que hablé”.

Otras empresas también están explorando el uso de robots en sus negocios, dice Rogers. Los comercios minoristas han estado probando robots para afilar cuchillos y pintar uñas.

Europa, en particular, ha avanzado mucho en la automatización de la agricultura, con granjas lecheras robotizadas y robots recolectores de frambuesas como algunos ejemplos. Aunque estos robots no sean tan rápidos como los humanos, pueden trabajar las veinticuatro horas del día, utilizando tecnología de infrarrojos para trabajar de noche.

La IA presenta un número creciente de retos y oportunidades únicos, afirma Rogers, y será necesario ensayo y error para determinar las formas más eficaces de utilizarla en las próximas décadas.

“Es como navegar contra el viento”, explica. “Tienes que ir de un lado a otro porque la tecnología aún no está totalmente desarrollada, puede ser demasiado cara, tus empleados no han recibido formación al respecto y puede que aún tengas que invertir en la tecnología existente. Sin embargo, puedes tomar decisiones incrementales a lo largo del camino para avanzar gradualmente hacia el futuro.”

Este artículo se publicó primero en Vistage US, puedes leer la versión original en inglés aquí.