Finanzas
4 formas en que los CEO pueden crecer en una economía lenta

A medida que nos acercamos a 2024, una cosa está clara: debemos reajustar nuestra comprensión del panorama económico.

Tras años de inflación casi inexistente y tipos de interés históricamente bajos, hemos aterrizado en un nivel de base más alto. El ciclo de ventas se ha alargado. El mercado laboral -aunque resistente- se ha enfriado.

Por ahora, la comunidad empresarial comparte en gran medida la opinión de que este periodo de desaceleración persistirá. Aún no hemos llegado a la rampa de entrada del próximo ciclo de crecimiento.

En medio de este lento panorama económico, uno de los obstáculos más comunes para el éxito de los líderes se ha convertido en encontrar el crecimiento.

A continuación se exponen cuatro de las mejores formas en que los directores ejecutivos pueden descubrir oportunidades que hagan avanzar su empresa, a pesar del contexto económico general de crecimiento lento y bajo.

1. Clientes

Es fundamental recordar que los clientes también han sufrido los efectos perturbadores del aumento de la inflación y los tipos de interés. Su comportamiento de compra ha tenido que cambiar como consecuencia del aumento del coste de los negocios.

Los directivos deben reajustar sus mensajes de marketing, su estrategia de divulgación, sus metas y sus objetivos para adaptarse mejor a las necesidades cambiantes de los clientes. No existen soluciones estáticas, especialmente en el caso del marketing, las ventas y la experiencia del cliente.

Para crecer, los directivos deben centrarse en los clientes y seguir adaptándose para conocerlos donde están y donde quieren ir. Mantener a los clientes cerca debe estar siempre en el primer plano de la estrategia, pero nunca más que en una economía en desaceleración.

2. Compras

Todas las empresas se enfrentan a los mismos vientos en contra en este entorno económico.

Por lo tanto, este periodo presenta una oportunidad única para: 1) contratar a los mejores talentos de un competidor, 2) convertir a los clientes de un competidor, o 3) adquirir a un competidor por completo.

Las empresas pueden estar más dispuestas a llegar a un acuerdo debido a los grandes retos a los que se enfrentan, incluidas las dificultades para reunir capital en el mercado actual.

3. Talento

Aunque la intensidad de la guerra de talentos de 2021 ha disminuido, la importancia del compromiso de los empleados y el continuo tira y afloja entre cómo quieren trabajar las personas y cómo quieren funcionar las organizaciones (es decir, el debate en curso sobre el regreso a la oficina) seguirán agitando el mercado laboral en un futuro imprevisible.

Casi la mitad (48%) de los CEO de pequeñas y medianas empresas planean aumentar la plantilla en el próximo año, según datos recientes de Vistage, lo que es considerablemente más bajo que durante el mercado de trabajo al rojo vivo de 2021-2022. Sin embargo, el desempleo se mantiene por debajo del 4%, y cuando las organizaciones han hecho recortes, muy pocos han sido en empleados o programas centrados en los empleados, como desarrollo, capacitación, beneficios o compensación.

Aunque puede que los empleados no tengan tanto poder como durante el apogeo de “La Gran Resignación”, sus demandas de flexibilidad siguen teniendo peso, en parte debido a que los líderes aprendieron el verdadero valor de contar con el equipo adecuado durante ese periodo de tiempo.

En la actualidad, los directores generales con visión de futuro siguen centrándose en reducir la velocidad de la mano de obra y aumentar la retención, asegurándose de que sus equipos estén preparados para cuando el ciclo de crecimiento vuelva a repuntar inevitablemente. En todos los ámbitos, las estrategias de retención seguirán desempeñando un papel fundamental en el impulso del crecimiento.

4. Costes

Los salarios son altos, los clientes están llegando al límite con los aumentos de costes y el capital es caro. Como resultado, hemos pasado a un entorno en el que los CEO están desplegando las herramientas tradicionales de gestión de costes. Los estudios de Vistage muestran que los CEO retrasan los gastos de capital, negocian nuevos precios con los proveedores y eliminan los productos y servicios no rentables.

Aunque el crecimiento se recuperará con el tiempo, podemos esperar permanecer en esta economía lenta, aunque estable, en 2024. Los CEO que se adapten a la nueva “normalidad” y utilicen este tiempo para centrarse en la ejecución de los aspectos fundamentales -clientes, adquisiciones, talento y costes- se encontrarán en una posición única para pasar al frente y encontrar el crecimiento.

Este artículo se publicó primero en Vistage US, puedes leer la versión original en inglés aquí.