Liderazgo
Liderazgo vs. Dirección: ¿Qué tipo de CEO eres?

El liderazgo y la dirección son como dos círculos en un diagrama de Venn. Cada uno requiere un enfoque, un conjunto de habilidades y unas prioridades diferentes, con cierto solapamiento en el medio.

El grado en que un ejecutivo necesita ocupar ese espacio intermedio depende del tamaño y la dirección de la empresa, de las habilidades y competencias de la persona y el equipo, y de muchos otros factores. Saber cuándo dirigir y cuándo gestionar es esencial para el éxito de un CEO.

¿Cómo pueden los directores generales navegar con autenticidad por la zona gris entre el liderazgo y la dirección? Explorémoslo.

Liderazgo vs. Dirección: ¿Cuál es la diferencia?

Carolyn Strauss, antigua Directora General y ahora ponente en Vistage, contrasta el liderazgo y la dirección de la siguiente manera: “El liderazgo decide cómo y por qué existe tu empresa y dónde quieres que esté en el futuro. La dirección toma la visión, la misión y el propósito desarrollados por el liderazgo y se pregunta: ‘¿Cómo apoyo esta visión a través de los procesos y las personas a mi cargo para realizar nuestro trabajo con eficacia y hacer avanzar a la organización?”

Las diferencias entre liderazgo y dirección no acaban ahí. Un buen líder no siempre es el mejor gestor, y viceversa.

¿Qué hace un buen líder?

Según Scott Beebe, propietario de “My Business on Purpose”, los líderes suelen implicarse menos en las tareas cotidianas. El liderazgo marca la dirección de una empresa y se asegura de que “el significado se incruste en las tareas y los sistemas”.

Para hacerlo bien, los líderes deben comunicarse de forma que inspiren y motiven a la gente dentro y fuera de la empresa. “Mi definición favorita de un buen líder es alguien que tiene una visión tan convincente que los demás quieren seguirle”, dice Strauss.

Un buen líder establece expectativas claras, delega tareas y ayuda a los miembros del equipo a desarrollar las habilidades necesarias para alcanzar su pleno potencial. Además, los líderes toman decisiones difíciles y asumen más responsabilidad por el rendimiento general.

Los líderes conscientes de sí mismos que mantienen la calma y la compostura en situaciones difíciles y están dispuestos a aprender de los demás serán muy respetados e influyentes.

¿Qué hace un buen director?

La dirección requiere desarrollar, organizar y supervisar sistemas y procesos predecibles y repetibles. Los buenos directores planifican, organizan, dirigen y mantienen las tareas con eficacia para cumplir objetivos específicos con la ayuda de los empleados bajo su supervisión.

“Los directivos se aseguran de que se hagan las cosas correctas en el momento adecuado y por las personas adecuadas”, afirma Beede. Un buen director debe poseer aptitudes tanto duras como blandas.

Al igual que los buenos líderes, los buenos directivos deben fomentar la comunicación abierta con sus equipos. “Los directivos tienen que saber comunicar las necesidades del trabajo que les compete en la empresa y apoyar las iniciativas de la dirección”, dice Strauss.

¿En qué se diferencia el liderazgo de la dirección?

El liderazgo consiste en crear un camino; la dirección consiste en seguir ese camino. Los líderes deben desarrollar objetivos, impulsar el cambio y capacitar a las personas para hacer realidad la visión de la empresa. El trabajo de dirección suele ser sistemático, ya que los directivos supervisan principalmente las actividades cotidianas, la planificación y la coordinación del personal.

El elemento humano, más importante en el liderazgo, significa que la función suele ser menos predecible que la de un directivo. Beebe lo compara con vivir junto al océano en lugar de junto a un lago.

“En el liderazgo, hay mucha más volatilidad posible en un día determinado. Cuando entras en el mundo del liderazgo y sales del previsible mundo de la dirección, tienes que aprender a llevar ese nivel de previsibilidad al mundo de las personas, y es muy, muy difícil”, afirma.

Cada día, los líderes y directivos trabajan para responder a preguntas diferentes. Strauss explica que los líderes deben averiguar “por qué haces lo que haces, por qué existes y dónde existes de cara al futuro”.

En cambio, es responsabilidad del directivo determinar el cómo y el cuándo. Un buen director se centra más en las tareas que un líder, porque debe organizar los recursos, los procesos y las personas, mientras que los líderes se centran en crear un propósito, un significado y una alineación.

Los cargos también conllevan diferentes grados de responsabilidad. Beebe cree que “el liderazgo debe asumir fundamentalmente la carga de la organización”. Cuando algo va mal, la responsabilidad recae en la cúpula directiva. Los directivos soportan menos presión orientada a los resultados porque están situados más abajo en la jerarquía.

Mientras que ” director ” implica un papel específico y un conjunto de responsabilidades, el ” liderazgo ” es una cualidad que puede desarrollarse. “Los directores pueden y necesitan ser líderes, pero los líderes no siempre necesitan ser directores”, afirma Strauss. El grado de gestión de un líder variará en función de factores como el tamaño y la visión de la empresa, así como de los puntos fuertes individuales.

Como CEO o propietario, ¿Necesitas ser un líder o un director?

Cada persona aporta sus propias habilidades y experiencia a una empresa. Una puede inclinarse naturalmente hacia las cualidades de un directivo y otra hacia el liderazgo.

En las pequeñas y medianas empresas (PYMES), el director general a menudo debe abarcar ambos conjuntos de habilidades. Por eso, más que cualquier otro empleado, los directores generales se encuentran a menudo en el centro del diagrama de Venn del liderazgo frente a la gestión.

Los directores generales de las PYMES suelen ser los fundadores y propietarios, con fuertes vínculos personales con la visión, el éxito y los empleados de la empresa. Estos directores generales pueden inspirar y motivar de forma única a los empleados, pero también deben gestionar los recursos y las operaciones de la empresa.

“Como CEO de una pequeña o mediana empresa, no puedes divorciar liderazgo y gestión porque siempre hay cosas dentro de tu ámbito local que requieren gestión”, dice Beede. En un momento dado, un CEO debe apoyarse en sus dotes de liderazgo para inspirar a su equipo de ventas a alcanzar sus objetivos; al siguiente, puede que tenga que decidir qué software comprar.

Desarrollar habilidades de liderazgo y gestión, junto con la conciencia de qué habilidades son necesarias en cada contexto, ayudará a maximizar la eficacia y el impacto de un CEO.

Lo mejor de dos mundos

¿El Director General es un líder o un gestor? La respuesta es sí, y la buena noticia es que ambas habilidades pueden aprenderse. Tanto los líderes como los directivos son fundamentales para una organización. Los líderes deben inspirar a los demás para que crean en la misión, los objetivos y los valores de una empresa. Un directivo debe supervisar las tareas necesarias para garantizar el cumplimiento de los objetivos.

Los CEO están en una posición única para aprovechar las cualidades que hacen de un gran líder y un gran gestor. Pueden motivar e instruir a los empleados para que alcancen los objetivos y hagan realidad la visión de la empresa, al tiempo que crean lugares de trabajo más felices y productivos.

Este artículo se publicó primero en Vistage US, puedes leer la versión original en inglés aquí.