Desarrollo personal
3 pasos para iniciar una "carrera bis"

Así que has hecho una reverencia y te has bajado del escenario, completando con elegancia tu larga y exitosa carrera. Pero, al igual que un músico que da un concierto, el espectáculo sólo termina si tú quieres. Siempre puedes volver para repetir.

Muchos ejecutivos salen de la jubilación -o la esquivan por completo- porque saben que aún les queda mucho por hacer. Las carreras profesionales pueden adoptar muchas formas.

Para George Glover y Niels Lameijer, Chairs de CEO’s de Vistage, que habían sido directores ejecutivos, la elección fue sencilla: el coaching ejecutivo.

A continuación te explicamos qué significan para ellos sus carreras de repetición y algunos consejos para decidir qué tipo de segundo acto puede ser el mejor para ti.

¿Qué es una “carrera bis”?

Para la mayoría de las personas, la carrera bis comienza después de que la primera haya terminado, ya sea saliendo de la jubilación o iniciando un nuevo camino inmediatamente después de una salida. Es para quienes sienten que aún tienen más que dar o no se conforman con quedarse quietos.

Glover se topó con esa sensación durante un año sabático de nueve meses que se tomó para apoyar la lucha de su mujer contra el cáncer. Entre llevar a su mujer a las citas y llevar a sus hijos en autobús a las competiciones de natación, se encontró con mucho tiempo libre. “Me faltaba algo”, dice. “No me va bien si todos los días son sábado”.

Cuando un reclutador de Vistage se puso en contacto con él para que se dedicara al coaching ejecutivo, Glover supo enseguida que era el tipo de trabajo gratificante que había estado buscando. Y así empezó su carrera.

Lameijer, por su parte, nunca abandonó el escenario figurativo antes de volver para repetir. Para él, se trataba de un cambio de rumbo que significaba utilizar de una forma nueva la sabiduría que tanto le había costado adquirir.

“Se trata de ser capaz de devolver, de compartir algo de lo que he aprendido y de guiar a otros líderes hacia grandes niveles de éxito”, explica.

Entonces, ¿cómo encontrar una carrera bis que resuene contigo?

1. Saber lo que se quiere

La carrera profesional puede tomar muchas direcciones. A la hora de decidir qué camino seguir, tanto Glover como Lameijer coinciden en que es importante plantearse qué se quiere conseguir con la segunda actividad.

¿Disfrutas del tiempo libre de la jubilación, pero quieres contribuir a empresas que te inspiren? Considera la posibilidad de unirte a la junta directiva de una organización que te interese y que pueda beneficiarse de tu orientación. Aún tendrás tiempo de sobra para ir al campo de golf entre semana.

¿Importa el flujo de caja adicional o te conformas con el voluntariado? Participar en actividades sin ánimo de lucro puede ser emocionalmente gratificante si no te preocupan las finanzas. Además, muchas organizaciones sin ánimo de lucro abordan algunos de los problemas más acuciantes y orientados a la comunidad: es una forma estupenda de dejar un legado duradero.

O tal vez tengas una idea de negocio que nunca has tenido la oportunidad de poner en marcha. Ahora es el momento de hacerlo: probablemente será mucho más fácil despegar ahora que tiene décadas de experiencia a tus espaldas. Y nunca es demasiado tarde para unirse a la carrera empresarial.

Y lo que es más importante: “Tienes que tener un propósito que resuene en ti y en el que creas firmemente”, afirma Glover. Tanto para él como para Lameijer, ese propósito es formar a la próxima generación de líderes empresariales y comunitarios.

2. Abrazar la comunidad

A lo largo de tu carrera, seguro que has creado una red sólida y has encontrado tu lugar en tu comunidad, tanto profesional como personal. A la hora de definir una nueva carrera, esa red preexistente es muy valiosa. Aprovecharla es una buena manera de encontrar el tipo de oportunidades que buscas.

Para muchos antiguos ejecutivos que buscan su siguiente paso, las oportunidades más atractivas se centran en la retribución. Para Glover, esa fue la primera motivación de su vuelta al trabajo.

Lameijer también ve esta ventaja en el coaching ejecutivo. “Cuando trabajas con alguien durante más tiempo, realmente consigues tener un impacto”.

Y ese impacto, dice, llega no sólo a los directores ejecutivos a los que asesora, sino también a todos sus empleados -e incluso a sus familias-, que se benefician de tener un líder en crecimiento, seguro de sí mismo y equilibrado. “Es un efecto dominó”.

Las recompensas van en ambas direcciones. Glover y Lemeijer consideran un privilegio trabajar con lo que Lameijer llama “los mejores atletas del mundo empresarial”. Saber que su orientación ayuda a formar la próxima promoción de ejecutivos es gratificante.

“En Vistage hay una gran pasión por el trabajo y un profundo interés por la comunidad”, afirma Lemeijer. “Eso es algo que realmente me atrajo”.

3. Ser intencional

“Lo primero a la hora de prepararse para un nuevo trabajo es la intencionalidad”, afirma Glover. Una segunda carrera, aunque no sea a tiempo completo, debe abordarse con el mismo cuidado y dedicación que la primera”.

Para Glover, eso significa prestar toda su atención a sus tutelados, lo que a veces implica rechazar otras ofertas y oportunidades. “Si digo que sí a todas estas otras cosas, significa que estoy diciendo que no a pasar más tiempo sirviendo a mis miembros”, afirma.

A Lemeijer le ocurre lo mismo. Recomienda investigar la posibilidad que más te atraiga antes de lanzarte. Hablar con gente que ya esté haciendo el tipo de trabajo que estás considerando o sumergirte en la comunidad antes de cerrar el trato son formas estupendas de asegurarte de que encaja bien y es algo con lo que realmente puedes comprometerte.

En un concierto, el bis suele ser la mejor canción de la noche. Si te lanzas a los bises conociendo tus puntos fuertes y la mejor manera de utilizarlos, puede que acabe siendo también tu mayor éxito.

Este artículo se publicó primero en Vistage US, puedes leer la versión original en inglés aquí.