Desarrollo personal
Miedos del CEO: "No puedo confiar a otros mis secretos & estrategias"

Los directores ejecutivos se pasan el día dirigiendo personas, tomando decisiones y resolviendo problemas difíciles. Pero la vida de un CEO puede ser solitaria.

Los CEOs temen que si comparten demasiado o, lo que no deben, pueden correr el riesgo de que se filtre a los competidores. Si comparten un miedo o una inseguridad, ¿los juzgarán los demás? ¿Perderán la confianza de sus compañeros?

Wayne Coffey entiende estos temores. Coffey, que ahora es un coach de CEOs con sede en Maryland, se unió por primera vez a un grupo de Vistage hace 27 años para obtener opiniones sinceras de otros directivos de sectores no competitivos.

Por aquel entonces, Coffey era un nuevo director que se enfrentaba a una serie de circunstancias difíciles. Había un conflicto entre él y el CEO de su empresa. Más tarde, Coffey se enteró de que el director general estaba malversando dinero de la empresa.

Coffey contó sus problemas a su grupo, confiando en el acuerdo de confidencialidad exigido en todos los grupos de Vistage. Aunque fue difícil, Coffey dice que ser abierto con su grupo le ayudó a superar uno de los momentos más difíciles de su carrera.

Más tarde, el grupo de Coffey le guió en la creación de su propia agencia. Coffey vio tanto valor en compartir los problemas con un grupo que ahora dirige grupos de altos ejecutivos como Chair de Vistage.

Muchos altos ejecutivos, como Coffey, han aprendido que los grupos de asesoramiento entre iguales ofrecen a los directores generales la rara oportunidad de compartir sus problemas con otros ejecutivos. Y esos grupos pueden proporcionar una retroalimentación inestimable que puede ayudarles a convertirse en mejores líderes.

«En grupos como éste, recibes una opinión imparcial de alguien que está en tu misma posición», dice Coffey. «Puedes confiar en que tienen tu mejor interés en el corazón».

La Transformación Puede Suceder

Carla Corkern está de acuerdo en que compartir con grupos puede dar a los ejecutivos una ventaja. Pero también sabe que compartir puede ser difícil para alguien que ha trabajado hasta llegar a ser un ejecutivo.

Ahora es Chair de Vistage en Bainbridge Island, Washington. Se unió a Vistage por primera vez un año después de que le pidieran que asumiera su primer papel como directora general provisional. Fue en 2008 – en plena crisis financiera, precisamente – y estaba tratando de averiguar cómo dirigir una gran empresa por primera vez mientras el mercado financiero se desmoronaba.
Corkern compartió con su grupo sus miedos, frustraciones y errores. También compartió que se sentía atascada en su puesto.

Corkern aprendió a confiar plenamente en su grupo después de un momento de honestidad impactante de una compañera de grupo. Tras otra reunión en la que se quejó de sentirse atrapada, un compañero de grupo apartó a Corkern. Le dijo que tenía dinero gracias a la venta de su anterior empresa, así que ¿por qué no dejarlo si te sientes atrapada? O, al menos, encontrar razones positivas para estar allí. «Tienes que preguntarte por qué sigues haciéndolo», recuerda que le dijo.

Corkern se sintió furiosa y estuvo a punto de abandonar el grupo. ¿Cómo se atreve a decirle que lo deje? Pero la pregunta de por qué está al frente de la empresa se le metió en la piel.

Con el tiempo, vio que su compañera de grupo tenía razón, se dedicó de nuevo al cargo y continuó liderando como CEO durante ocho años. También hizo un esfuerzo consciente para reducir las quejas, tanto en su mente como en la cultura del trabajo.

Al dirigir sus grupos, Corkern ha seguido viendo el poder de dejar que otros ejecutivos te vean, escuchen tus verdaderos problemas y te den su opinión, incluso cuando ésta sea dolorosa.

«Hay cosas que los demás ven de ti que tú no ves», dice Corkern. «Cuando los demás miembros del grupo te ponen ese espejo, es cuando puede producirse la transformación».

Para los CEOs y propietarios de empresas interesados en encontrar un grupo, he aquí tres consejos para encontrar el más adecuado.

La Confidencialidad es Imprescindible

Antes de cada reunión, Coffey hace que todos sus miembros lean el compromiso de confidencialidad de Vistage. Cree que la confidencialidad es el eje por el que funcionan los grupos de asesoramiento entre iguales. Nunca ha tenido una filtración de sus grupos Vistage en casi tres décadas.

«La única manera de crear confianza es saber que lo que se dice en el grupo es confidencial», dice Coffey. «Como Chair, tengo que dejar muy claro que si alguien rompe la confidencialidad, su participación en el grupo ha terminado. No hay una segunda oportunidad».

Además de los grupos que prometen confidencialidad, los ejecutivos deben buscar grupos con valores compartidos.

Los directores deben reunirse con el líder y los miembros del grupo y asistir a una reunión si el grupo lo permite. Coffey dice que permite que los miembros potenciales visiten el grupo, aunque no se les permite unirse durante las partes confidenciales. Si los candidatos asisten a las reuniones, deben hacer preguntas a todos y observar cómo interactúa el grupo.

Comodidad para Compartir gracias a la No-competencia

En los grupos Vistage, ninguno de los miembros es competidor. Esto permite que los miembros del grupo se sientan cómodos hablando con franqueza sobre temas delicados sin preocuparse de que pueda perjudicar a su empresa.

Y Corkern dice que la restricción de los competidores va más allá de los negocios. En una ocasión, un miembro le dijo que no se sentía cómodo si el marido de la mejor amiga de su mujer se unía al grupo: el miembro no se sentiría tan cómodo compartiendo asuntos personales. Y los temas personales son una parte importante de las discusiones de grupo, así que Corkern intentó ayudar a este hombre a encontrar un grupo diferente al suyo.

Cuando se permite a los miembros del grupo compartir de forma vulnerable y sin miedo a las filtraciones o al juicio, puede producirse un crecimiento masivo. Pero este crecimiento permanecerá fuera del alcance si los ejecutivos tienen demasiado miedo a compartir.

Encuentra un Grupo Afín

A veces, la mejor manera de relacionarse con un empresario de un sector diferente es simplemente compartir una conversación y una copa.

Después de las reuniones con Coffey, los miembros de su grupo se quedan para tomar una copa de vino y seguir conversando. Algunos han formado asociaciones como compañeros de objetivos, ayudándose mutuamente a rendir cuentas también fuera de las reuniones. Ninguno pertenece al mismo sector, pero todos han encontrado formas de relacionarse y compartir ideas.

«No hay nada como tomar una copa de vino con alguien y sentirse incómodo», dice Coffey. «Si construyes bien el grupo, se convierte casi en una familia que se preocupa por los demás».

Coffey afirma que muchos de los problemas a los que se enfrentan los CEOs son comunes. Los directores quieren saber cómo pueden hacer crecer su negocio, cómo pueden mantener a los clientes satisfechos y cómo pueden contratar nuevos talentos. Cuando pueden aplicar las opiniones de otros sectores a estas cuestiones, los CEOs a menudo pueden forjar nuevas vías de crecimiento para sus empresas.

E incluso cuando los problemas son específicos, la experiencia de otras industrias puede ser útil.

Mientras dirigía una empresa sanitaria, Corkern conoció a un ejecutivo de mantenimiento de refrigeración comercial que le ayudó a reducir los costes operativos. Él sabía que ella gastaba demasiado en mantenimiento y la ayudó a encontrar una forma diferente. Ella ha visto este escenario en múltiples ocasiones, como miembro del grupo y como Chair.

«Por lo general, alguien del grupo sabe algo que te da un poco más de lo que has llegado», dice Corkern.

Este artículo se publicó primero en Vistage US, puedes leer la versión original en inglés aquí.