Liderazgo

Durante este tiempo de gran incertidumbre y presión sobre las empresas de todo el mundo, muchos directores ejecutivos están experimentando mucho estrés.

El desafío de ser un CEO es que tienes muchos roles. Tienes que ser un visionario, un solucionador de problemas, y tratar con una variedad de personas y debes adaptarte a situaciones cambiantes.

Creo que la mayoría de los directores ejecutivos son excelentes para hacer eso cuando las cosas van bien.

Pero cuando las cosas no van bien, cuando alguien no está escuchando, o el mercado de valores está a la baja, o hay algún disparador real, es cuando las cosas se ponen difíciles.

Comience con la conciencia: observe cuáles son sus desencadenantes en momentos de estrés
Me gusta mostrarles a los directores ejecutivos que detrás de sus respuestas a factores externos hay más cosas de las que pueden estar conscientes. Cuando les pregunto, «¿Cuáles son tus factores desencadenantes?» A menudo escucho, «El mercado de valores bajó» o «La gente no está escuchando».

Y luego pregunto: «¿Eso provoca estrés y qué más?»

A menudo, los directores ejecutivos dicen que sienten frustración, enojo y resentimiento, las reacciones negativas que se interponen en el camino de su claridad, confianza y creatividad.

Una vez que notamos nuestros factores desencadenantes y nuestras viejas reacciones, los directores ejecutivos me dicen que es útil comprender que el 20% inferior del cerebro es responsable de nuestras reacciones negativas ante eventos desfavorables. En otras palabras, nuestro estrés, frustración, enojo o ansiedad son simplemente datos enviados a la parte incorrecta del cerebro.

El papel de tu cerebro en cómo reaccionas a los eventos que se desarrollan
Hay tres partes del cerebro que debes conocer porque cada una hace cosas diferentes.

El tronco cerebral: lucha o huida
La parte inferior del cerebro se llama tronco encefálico; es la parte que baja por la parte posterior del cuello y es donde se encuentran nuestras respuestas de lucha o huida. Regula nuestra tensión muscular, frecuencia cardíaca, presión arterial y respiración, entre otras cosas.

El neocórtex: la cima de la mente
El 80% superior del cerebro es la neocorteza. Yo lo llamo la «cima de la mente». Aquí es donde tenemos acceso a nuestras habilidades interpersonales, nuestras habilidades para resolver problemas, claridad, confianza, creatividad y compasión.

El sistema límbico: la alerta negativa
La parte media del cerebro es el sistema límbico. Su misión es mantenernos vivos y seguros como especie. Desafortunadamente, esta parte del cerebro funciona con «software antiguo» y no es muy inteligente.

En otras palabras, este cerebro medio tiene una tendencia a interpretar casi cualquier cosa negativa como peligrosa y nos lanza a la parte del cerebro diseñada para hacer frente al peligro inmediato. Esto es perfecto cuando necesitamos reaccionar sin pensar para mantenernos seguros (luchar o huir). Cuando esta parte del cerebro desencadena reacciones como la ira, el estrés, la frustración y la ansiedad, bloquea nuestra capacidad para responder con eficacia y acceder a lo mejor.

En otras palabras, los factores externos no son la causa de las reacciones negativas de un CEO. Nuestros cerebros están conectados para responder a una amenaza percibida mediante la activación del tronco encefálico, pero esta es una respuesta antigua que no nos sirve en el mundo actual.

Para superar esta tendencia reactiva, aquí están los 5 pasos que comparto con los directores ejecutivos para ayudarlos a pasar del cerebro reactivo al cerebro resuelto.

5 pasos para reducir el estrés y acceder a su cerebro más decidido
El estrés, la frustración o la molestia son reacciones comprensibles, pero lo que no queremos hacer es buscar externamente la causa de esas emociones. Porque, si no podemos cambiar las circunstancias externas, a menudo nos sentimos más impotentes y podemos quedar atrapados en un ciclo cada vez mayor de estrés y frustración.

Recuerde que esas reacciones negativas se originan en el cerebro reactivo inferior. Por lo tanto, queremos que el 80% superior del cerebro, la «parte superior de la mente», recupere el control. Logramos esto siguiendo lo que llamo el modelo CEREBRO: Respira, Relájate, Pregunta, Imagina y Observa.

1. Respira
Les pido a los directores ejecutivos que utilicen el método Cuatro, Cuatro, Cuatro: inhale contando hasta cuatro, contenga la respiración contando hasta cuatro y luego exhale contando hasta cuatro. Diga la palabra «relajarse» en voz alta al exhalar.

2. Relájate
Estos dos pasos lo ayudan a recuperar el control al permitir que el 80% superior del cerebro se haga cargo de las funciones físicas de la respiración y la tensión muscular que normalmente están controladas por la parte inferior del cerebro. Una vez que haya utilizado la respiración para centrarse, es hora de hacer preguntas más decididas.

3. Haga 4 preguntas “importantes” para cambiar de un enfoque en el problema a un enfoque en la solución.
Las preguntas son el motor de búsqueda del cerebro. El tipo de preguntas que hacemos determina qué parte del cerebro activamos.

Al lidiar con situaciones negativas, es típico que la gente pregunte lo que yo llamo «B.S.» preguntas – o preguntas sobre el tronco cerebral como:

«¿Qué le pasa a esta persona?»

«¿Por qué la gente no me escucha?»

«¿Quién le enseñó a conducir a este idiota?»

Estas preguntas son improductivas porque nos arrojan al tallo cerebral, la parte inferior e improductiva del cerebro.

A continuación, presentamos cuatro preguntas importantes que los CEO pueden hacer para permitir que el 80% superior del cerebro se haga cargo.

¿Estoy reaccionando de manera negativa a propósito?
¿Esta forma de responder me está ayudando a crear la vida que deseo y / o producir los resultados que deseo?
¿Es así como quiero que me definan?
¿Enseñaría o recomendaría esta forma de reaccionar a mis hijos oa alguien a quien amo?

Estas cuatro preguntas ayudan a apartar los pensamientos de la parte inferior del cerebro y encienden la parte superior de la mente para proporcionar claridad. La mayoría de los directores ejecutivos se dan cuenta de que no, no están reaccionando a propósito, no, no les está funcionando, no es la forma en que quieren ser definidos y no se lo enseñarían a alguien que aman.

A continuación, sugiero que utilicen estas mismas preguntas para generar una respuesta más productiva. En otras palabras,

Si estuviera respondiendo a esta situación con más determinación …
De una manera que sea más efectiva …
De una manera que haga una declaración sobre quién soy y …
En cierto modo, le enseñaría o recomendaría a alguien que amo …
Como se veria eso?

4. Imagínese cómo sería su liderazgo si cambiara su enfoque.
Cuando les pido a los CEO que hagan una lista de las cualidades y características que elegirían para ser más efectivos, decididos y que los definirían de una manera que recomendarían a sus seres queridos, dicen que quieren ser más:

Confidente
Influyente
Tipo
Compasivo
Cuidando
Mente abierta
Flexible
Auténtico
Una vez que sepamos las cualidades por las que nos gustaría luchar como líder, el siguiente paso es imaginar ser así mientras lidiamos con la situación actual. ¿Quién soy yo cuando tengo confianza y soy amable? ¿Quién soy yo cuando estoy siendo influyente y compasivo? ¿Cómo es mi tono de voz? ¿Cómo es mi lenguaje corporal?

5. Observe el cambio
Finalmente, animo a los directores ejecutivos a notar un cambio. Después de los pasos 1 a 4, es probable que nos sintamos más tranquilos, confiados y en control, porque hemos comenzado a activar el 80% superior del cerebro que nos ayuda a superar el cableado antiguo y acceder a la claridad, la confianza y la creatividad, incluso durante circunstancias difíciles.

Luego enseño a los directores ejecutivos cómo permanecer en esta parte más efectiva del cerebro e incluso cómo lograr que otros pasen de su cerebro resistente a su cerebro receptivo. Estos dos últimos componentes son fundamentales para un liderazgo eficaz porque gran parte del trabajo de un director ejecutivo es influir en los demás.

Ahora es el momento de que los CEO accedan a la mejor versión de su liderazgo
Es posible practicar este enfoque todos los días hasta que hayamos reconfigurado el cerebro y estas respuestas más intencionadas se vuelven habituales. Ahora, en lugar de permitirnos ser provocados por eventos y circunstancias externos que no podemos controlar, podemos usar la neurociencia para responder con claridad, confianza y creatividad y dar lo mejor de nosotros a la vida.

Como líderes, representamos cómo las personas poderosas hacen las cosas. Depende de nosotros dar un ejemplo para que la gente lo emule. Siguiendo el modelo BRAIN y aprendiendo a vivir la vida desde la “cima de la mente”, podemos activar lo mejor de lo que somos y traer estas habilidades positivas y con más propósito a nuestros roles como líderes. Y muy pronto, las personas en nuestras vidas se darán cuenta.

Ahora más que nunca necesitamos comprender la neurociencia del liderazgo efectivo y acceder a la parte clara, segura y creativa del cerebro. Nuestras organizaciones, nuestras familias y nuestras comunidades nos buscan para recibir orientación. Asegurémonos de darles lo mejor de nosotros.

 

Esta entrada se publicó primero en Vístage US, puedes leer la versión original en inglés aquí.